Diplomacia del Hastag

Modernizar la comunicación de los organismos oficiales es una de las principales tareas que los gobiernos democráticos han comenzado a ejecutar en los últimos años. En su apuesta por adaptar los servicios a las demandas de la sociedad actual, ministerios, consejerías, y diferentes órganos de la administración pública han desplegado una amplia red de perfiles en redes sociales, cuya encomienda es la transparencia política.

En España, la aplicación Twitter se ha convertido en la herramienta preferida por las instituciones, a la hora de difundir comunicados, notificaciones, o cualquier tipo de aclaración que ciña su cometido a informar a la ciudadanía.

No lejos de ser consideradas como técnica de propaganda; el marketing político del siglo XXI acuña este nuevo concepto de comunicación institucional bajo el seudónimo de “la diplomacia del hastag”.

El recién publicado informe anual de Twiplomacy, de la consultora internacional Burson – Marsteller, detalla la cantidad de mensajes que los líderes mundiales intercambian entre sí, y el poder de divulgación que sus cuentas oficiales tienen.

Según este estudio, gran número de cancillerías y líderes mundiales han utilizado hashtags para promover temas específicos, ya sea #BringBackOurGirls o #ENDViolence, éste último promovido por el ministro de Asuntos Exteriores esloveno, Karl Erjavec.

A su vez, países como Rusia también se han subido al carro de la comunicación institucional, creando cuentas de twitter, tales como, MFA_Russia y MID_RF. Ambas concebidas para difundir información de calidad, por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

Por último, España también es protagonista de poseer un verdadero caso de éxito en la diplomacia del hastag; y es que el tuit que anunció oficialmente la abdicación del rey Juan Carlos fue uno de los cinco más divulgados del pasado año 2014. También, este verano 2015 el Ministerio de Defensa de España ha batido récord en las redes sociales tras compartir el nuevo hastag: #graciasMILitares. Cuyo fin ha sido animar a las fuerzas armadas, con mensajes de apoyo.

Con menos de una década de vida, las nuevas tecnologías abren la puerta a la comunicación institucional, autogestionada y viral.