manos

El sufragio electoral universal ya no es la única forma de participación ciudadana. Cada día más, los ciudadanos exigen la protección de la libertad de expresión y el acceso a la información, o activar nuevos procesos para la participación ciudadana en tiempo real, esta será la clave en el desarrollo del sistema democrático.

Los gobiernos latinoamericanos han llevado a cabo esfuerzos considerables por establecer mecanismos que garanticen y proliferen la participación ciudadana. Una legislación firme que respalde a la sociedad el derecho a participar en los asuntos públicos de un país.

Países como Brasil, Belice, Colombia, Uruguay, México, República Dominicana, Chile, Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Ecuador y Perú perpetúan ya, leyes nacionales que benefician el acceso a la información pública. Unos más que otros, favorecen a los ciudadanos a participar, proponer y denunciar, a través de herramientas web, todo tipo de medidas que no violen la integridad de sus gobernantes, ni el respeto a la nación.

La existencia de normas internacionales de calidad en la gestión municipal, como la ISO 18091, son un paso más en la forma de hacer política. Un avance hacia la preservación del sistema democrático, a través de la participación ciudadana, a través de Observatorios Ciudadanos, que otorgan un papel responsable y activo en la evaluación de los gobiernos.

Ejemplo de ello México, y su reciente portal electrónico: ‘México Participa’. Una nueva propuesta entre el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Berkeley que busca reforzar y activar el ejercicio de la participación ciudadana a través de calificaciones de los diferentes ámbitos de la administración mexicana.

El Gobierno de Costa Rica, también garantiza transparencia política gracias a la puesta en marcha del ‘Portal de Datos Abiertos’. Un canal digital en el que los costarricenses tienen la facultad de acceder a datos públicos de más de veinte instituciones del país; y mejorar así, la libertad de información y la capacidad del ciudadano de conocer los pasos que sigue el gobierno.
Asimismo, los casos de Uruguay y Chile en sus respectivas elecciones presidenciales de 2013 y 2014, fueron objeto de estudio.

En Uruguay, la plataforma ‘Elecciones 2014’ desarrollada por un grupo de jóvenes de apenas veintidós años permitió a los uruguayos debatir sobre los temas que más preocupaban. Por otro lado Chile, con la plataforma ‘Ciudadano Inteligente’ permitió evaluar la gestión de los alcaldes, comparar la postura de los candidatos en los diferentes temas de agenda, e informar sobre datos presupuestarios y otros indicadores comunales.

No sólo estos cuatros países disponen de estas útiles herramientas de transparencia política y participación ciudadana. Gran parte de los estados miembros de América Latina poseen ya este tipo de iniciativas. Con diferencias, unos más que otros se encuentran en fase de desarrollo. Un proceso que lentamente materializará objetivos, y que permitirá la consolidación cívico – económica de las democracias latinoamericanas.