Gobiernos Confiables Barcelona

OstosSola y la Fundación Internacional para el Desarrollo de Gobiernos Confiables (FIDEGOC), de la que es aliado estratégico, han liderado la presentación en España de la norma ISO 18091:2014, el primer y único estándar que mide políticas públicas para Gobiernos municipales que ha sido publicado por la Organización Internacional de Normalización (ISO) desde su origen, hace 67 años, y después de publicar más de 19.500 normas sobre distintos estándar de servicios y productos.

Durante las presentaciones que se celebraron en Barcelona y Madrid, participaron también el Gerente de Calidad Avanzada de AENOR España, Ramón Palacios, el director general de la Fundación Transición Española, Pablo de Zavala, y el director del sector público Asia Microsoft, Rodrigo Becerra, quien hizo énfasis en los avances tecnológicos que contribuyen a fomentar la participación ciudadana. “Microsoft alinea sus sistemas al estándar de la normativa ISO, en la que web http://www.trustedgov.com/ permite a los Ayuntamientos realizar una evaluación gratuita sobre cómo están sus indicadores en cada una de las cuatro áreas determinadas”, agregó Becerra.

La socia de OstosSola, Gloria Ostos, resaltó la importancia de avanzar en la generación de gobiernos confiables y transparentes, insistiendo en que la ciudadanía debe participar de manera responsable y organizada. En este punto, se ha referido al estándar que ayuda a construir un mapa integral de participación ciudadana en un esquema de competencias y división de trabajo.

Para subrayar esta idea, Ostos se refirió al último barómetro del CIS donde queda constancia de que la participación ciudadana es una opción de los ciudadanos. De esta forma, el 30,6 % de los encuestados cree que existen otros mecanismos de participación diferentes al voto que pueden influir en lo que hace el Gobierno. “Está en las instituciones el deber de abrir canales que permitan esta comunicación eficaz y responsable, para que gobiernos y ciudadanos sean aliados en el camino del bienestar de la comunidad. Por ello, es importante que dispongan de un Plan Estratégico para el Buen Gobierno, Comunicación, Transparencia y Participación Ciudadana. Deben impulsar los observatorios ciudadanos, y ser los motores que inicien la marcha de la comunicación y responsabilidad ciudadana, porque es imprescindible que, para que existan gobiernos confiables, existan ciudadanos confiables”, agregó Ostos.

Estas palabras tuvieron como marco el Congreso internacional Smart City, celebrado en Barcelona, donde se celebró la presentación de esta normativa, que da las claves necesarias para que las Smart City evolucionen hacia el concepto de Smart Citizen. Éste se entiende como la inclusión dentro de la Gobernanza Municipal de dos conceptos: Eficacia, en el sentido de Gobiernos confiables orientados al logro; y legitimidad, como autoridad moral, donde la participación ciudadana contribuye en la definición de prioridades de Gobierno y en la observancia del cumplimiento de logros.

Gobiernos Confiables Madrid
Días después, Madrid acogió la presentación en la sede de la Fundación Transición Española, en su motivación de trabajar a favor de la consolidación democrática. En ella, se señaló que esta metodología es una herramienta de trabajo para la mejor gestión municipal de forma integral y eficiente. En este sentido, un municipio puede ser ejemplo de Gobierno Confiable si implementa esta norma siguiendo las etapas marcadas, donde el alcalde, con apoyo de un consultor calificado, o de forma autónoma, conduce a su gabinete en un autodiagnóstico interno de 360º, en cuatro áreas: 1. Políticas públicas, 2. Desarrollo Económico Sostenible, 3. Desarrollo Social Incluyente, y 3. Desarrollo Ambiental Sostenible.

Durante la presentación, el director general de la Fundación Internacional para el Desarrollo de Gobiernos Confiables (FIDEGOC), Carlos Gadsden, incidió en la funcionalidad de la misma, señalando que “ha sido diseñada para ayudar a integrar y comunicar confianza entre los ciudadanos, en sus relaciones con sus gobiernos locales y para medir sus avances de manera objetiva”. “Se propone hacer políticamente viable, lo técnicamente indispensable”, agregó Gadsden.