La joven estadounidense Lizzie Velasquez, de la que un día se burlaron llamándola  “la mujer más fea del mundo” por padecer una enfermedad que no le permite engordar, es un ejemplo a seguir, una luchadora que ha superado inseguridades y crecido intentando ayudar a otros como oradora motivacional.