parliament2
Durante los próximos cinco años de legislatura del Parlamento Europeo, los eurodiputados, elegidos por 170 millones de ciudadanos en las urnas de los 28 países de la UE, se verán obligados a negociar más de lo habitual, ya que el resultado de estos últimos comicios dará lugar, en la sesión constitutiva del 1 al 3 de julio, a la configuración de una Eurocámara mucho más fragmentado que el anterior.
Los acuerdos de libre comercio que se están negociando con Estados Unidos y con Japón son dos de los temas abiertos que más impacto tendrán para Europa y en los que tendrán que llegar acuerdo, así como con la revisión del presupuesto comunitario, la separación de la banca comercial y banca de inversión, la validación de las normativas que desarrollarán los dos pilares de la unión bancaria, la eliminación del roaming, o la propuesta sobre el derecho a la privacidad de los ciudadanos en la era digital.

Pero ¿qué ha sucedido en estos últimos comicios europeos?

Analizando los resultados, se comprueba un pseudo status quo de los principales grupos: el Partido Popular conservador Europeo (PPE) que ha recopilado 214 escaños, por delante de los la Alianza de los Socialistas y Demócratas europeos (S&D) con 189 escaños. Ambos pierden fuerza en beneficio de otros partidos. Los liberales de ALDE logran 66 eurodiputados, seguidos de los Verdes europeos con 52 escaños.

Como quinta fuerza política, se hallan los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) con 46 escaños; seguidos de la Izquierda Unitaria Europea (GUE), que tendrá 42 escaños, fruto de los buenos resultados obtenidos en países como España o Grecia. A continuación, el grupo Europeo de la Libertad y la Democracia (EFD), con 38 escaños.

Por su parte, con 41 escaños, se halla el grupo de los No Inscritos -donde se ubicaría el Frente Nacional de Marine Le Pen-, y otros 63 eurodiputados de partidos todavía sin adscripción a ningún grupo parlamentario.

Victorias del partido de Gobierno

En España y Alemania, el partido que se alzó con la victoria se corresponde con el partido de Gobierno, así en el caso español, el Partido Popular ganó, aunque con un panorama tan fragmentado que lleva a diez partidos diferentes a la Eurocámara. En estos comicios, ha destacado la irrupción de Podemos, un partido de izquierda radical, heredero del movimiento 15M, que, en sólo unos meses, ha logrado alzarse con cinco escaños. Podemos se ha granjeado el voto del descontento a través de un programa en el que destacan propuestas como la eliminación de Empresas de Trabajo Temporal e implantación de salario máximo, la promulgación de pensiones no contributivas y derogación de la última reforma de pensiones, o el control público de sectores estratégicos de la economía, entre otras medidas. Siguiendo en España, la coalición nacionalista de la izquierda nacionalista, EH Bildu-Los Pueblos Deciden, ha obtenido un escaño en la Eurocámara.
Por su parte, en Alemania, el bloque conservador liderado por Angela Merkel, ganó las elecciones en el país germano, en un contexto en el que ha destacado la irrupción de los euroescépticos.

Los rumanos han decantado la victoria por el Gobierno actual. En este caso, al gobernante tripartito de centro-izquierda que logró el triunfo con más del 40 por ciento, por delante de los conservadores.

Victorias del principal partido de oposición

Por el contrario, en Portugal, el principal partido de la oposición, el Socialista (PS), ganó las elecciones con el 30-34 %, frente a la coalición formada por el gobernante Social Demócrata y los democristianos del CDS-PP.

Así, también, sucedió en Suecia donde el opositor Partido Socialdemócrata ganó los comicios con el 23,7 % de los votos, o en Bulgaria donde la oposición de centroderecha logró el triunfo (28,4 %).

Los extremos triunfan en Francia, Reino Unido, Grecia, Austria, Dinamarca y Bélgica

La ultraderecha ha ganado en Francia (Frente Nacional) con un 25 % por delante de la conservadora Unión por una Mayoría Popular (UMP), con algo más del 20% de los votos y el Partido Socialista (PS) en el Gobierno, con un poco más del 14 %.

El Partido de Independencia del Reino Unido, que aboga por abandonar la Unión Europea y es antiinmigrante, obtuvo cerca del 30 % de los votos. Los dos partidos que integran la coalición de Gobierno en el Reino Unido, conservadores y liberaldemócratas, han sufrido una caída en los porcentajes.

Por su parte, la coalición de la izquierda radical Syriza ganó los comicios en Grecia con un porcentaje entre el 26 y el 30, mientras que los conservadores de Nueva Democracia tendrían entre el 23 % y el 27 % y en tercer lugar estaría el partido neonazi Amanecer Dorado, entre el 8 % y el 10 %.

A pesar de que los democristianos (27,1 %), seguidos de los socialdemócratas (23,8 %), ganaron en Austria, es destacable la subida de la ultraderecha euroescéptica. En este sentido, el ultraderechista FPÖ, que espera constituir un grupo común con el francés Frente Nacional de Marine Le Pen , obtuvo el tercer lugar con 19,9% de los votos.

En Dinamarca, la victoria se ha ido al ultranacionalista y xenófobo Partido Popular Danés que ganó con el 23,1 %. En el caso de Bélgica, los separatistas del partido nacionalista flamenco (N-VA) fueron los ganadores de las elecciones legislativas y regionales celebradas en Bélgica.