portadas
“El bipartidismo se desmorona”, “fuerte castigo a PP y PSOE”, “el PP gana pero sufre”, “Rajoy gana tiempo para gestionar las autonómicas y municipales de 2015”, así resumen los cuatro principales diarios españoles en sus versiones online -El Mundo, El País, ABC y La Razón- los resultados en España de las elecciones al Parlamento Europeo, acaecidas el pasado domingo, 25 de mayo.

 

Contra pronóstico, la abstención, que se preveía superior a la de los comicios de 2009, no fue protagonista. De hecho, acudieron a votar el 45,7%, apenas ocho décimas superior al 44,9%, de las pasadas europeas. No obstante, hay que reseñar que la abstención aumentó en 35 de las 52 provincias del país, y que, en el lado opuesto, se registró un incremento de la participación en las cuatro provincias catalanas -en cuyo trasfondo se halla el debate soberanista- entre ocho y trece puntos respecto a 2009, dato que ha frenado el aumento de la abstención nacional.

Sí han sido, sin embargo, unas elecciones de luces y sombras, porque ni los que han sacado más votos deben sentirse vencedores, ni los que menos, perdedores. Y, así, se ha reflejado en las apariciones posteriores hechas por los distintos partidos, lo que está dando lugar a reflexiones y que debe suponer una lectura de cambio en los dos partidos principales si quieren seguir siendo los líderes.

Los dos partidos mayoritarios no alcanzan juntos el 50% de los votos. Según el recuento final, el vencedor de los comicios ha sido el PP, pero con una victoria que le otorga 16 diputados, ocho menos que en 2009; seguido del PSOE que baja nueve diputados, quedándose en 14.

De esta forma, la jornada de resaca electoral ha sido especialmente dura con reuniones de análisis. En el caso del PSOE, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, han anunciado que dejarán sus cargos. Se trata de una coyuntura en la que se perfila como alternativa la presidenta del PSOE en Andalucía, Susana Díaz. Y es, a pesar de que el partido de Díaz ganó con el porcentaje (35,12) de voto más bajo alcanzado nunca por el partido en Andalucía, está mejor valorado en comparación con el 23 % de los votos logrado por el PSOE en España.

Por el contrario, sí han sido protagonistas los partidos políticos minoritarios, con la gran sorpresa del partido Podemos, liderado por Pablo Iglesias, que fue inscrito el pasado 11 de marzo, y que ha logrado cinco escaños en el Parlamento Europeo, convirtiéndose en la cuarta fuerza política por detrás de PP, PSOE e IU.

Aún es pronto para vislumbrar el recorrido que pueda tener esta nueva formación política, pero lo que está claro es que los partidos mayoritarios deben replantearse su papel en este nuevo escenario, marcado por un hastío social, al que Podemos ha sabido responder ofreciendo un aire de cambio y aglutinando el voto del desahogo ciudadano.

Gloria Ostos

Directora Fundadora

Donec tempus imperdiet venenatis for aliquet convallis. Donec lorem ipsum dolor nec loremis elitsit amet.